Entries from agosto 2008 ↓

Redes sociales en El País

Para quién le interese, El País publicó este viernes un artículo sobre la situación de las Redes Sociales en España, donde me citan un par de veces en calidad de experto. He colgado la versión impresa del suplemento EP3 en pdf (páginas 12-13), pero se lee bastante mejor la versión online.

Que yo sepa, ya es la segunda vez este año que me citan en un periódico de tirada nacional en artículos a página completa, aunque la primera fue por el lamentable incidente que sufrimos en Genbeta. En aquella ocasión también se publicó en la versión impresa (PDF, página 35) y en la online, aunque esta última parece que tiene menos contenido.

Vamos, que la he liao parda

Salgo de mi letargo veraniego para dejaros esta perla:

Ve el video en el sitio original.

Hacía mucho tiempo que no me reía tan alto, no llega a lo de la chica con la mancha en el pelo pero es igualmente tronchante. Visto en el Twitter de Pep Ortuño, este reportaje lo echaron en Antena3 (aquí lo puedes ver, aunque la parte buena es la de la socorrista).

Bonus: Detienen a un señor del Opus embarazado de gemelos.

Twitteando

No es que llegue tarde, es que llego justo a tiempo. Sí, señores, después de aguantar como un jabato fiel a mis principios me he creado la cuenta en Twitter. Me sigue pareciendo una soberana chorrada, pero al menos están escritas por gente interesante. Así que si quieren disfrutar de mis más frecuentes pero cortas actualizaciones, followeenme (joder, qué raro suena) a VictorPimentel.

Por cierto, ¿cómo es posible que los twitteos no estén en el degenerado idioma de los móviles si sufre las mismas limitaciones? Se admiten teorías en los comentarios.

Interneeeeeer!

Ve el video en el sitio original.

Escribo esto de forma offline para desahogarme un poco, porque desde hace un par de horas (Nota posterior: esta mañana al las 10) mi genial conexión a internet se ha evaporado. Lo curioso es que hace un par de meses se fue de la misma forma que ahora, claramente por un problema en el lado suyo de la línea y del cual mi router o yo no tenemos la más mínima culpa.

Y como cada vez que pasa esto, el servicio técnico me sorprende. Cómo no, si en ventas y en el resto de secciones te contesta una chica, en servicio técnico te contesta un chico, eso es así. Y tras esperar un rato en un 902 con música repulsiva. Tras decirle rápidamente que mi router no se conecta, lo primero que me pregunta es por el número de la línea. ¡Cojones, sí te he dicho que estoy llamando desde ahí!

Luego pregunta por mi nombre, dni y hasta número alternativo de contacto, que solo le ha faltado preguntarme si estoy libre el viernes por la noche.

Rápidamente empieza el festival del humor, en el cual lo mejor es no decirle que eres informático o que sabes del tema algo más que la media, esto lo aprendí a las malas. Tras acertar de lleno en la marca del router (qué máquina, si es el que me disteis vosotros) me pregunta por el número de lucecitas que se encienden. La del connect no lo hace, le digo, y desde el panel aparece como desconectado, y aunque he probado a intentar conectarlo es imposible desde aquí.

A todo esto el teleoperador pasa de mí y me dice que pruebe al ver si me va una misteriosa ip externa (Nota posterior: sorpresa, resulta ser la de Google). No, no me va, cómo quieres que me vaya. Luego la del panel del router. Claro que me va, ¡ya te lo he dicho antes!

Otra vez a revisar la configuración, como sí hubiera cambiado yo algo o se hubiera cambiado solo. Pero hay que seguir con el guión, así que palante. Un rato largo después de revisar cada uno de los campos me dice que parece estar bien.

¿*Firewall*? No, yo de eso no uso (sí que uso, pero ni se os ocurra responder afirmativamente al esta pregunta. ¿*Antivirus*? No, tampoco. A esta da igual lo que le digas, vas al sufrir el siguiente paso.

Y lo siguiente que te pide es iniciar Windows en modo seguro con funciones de red. Tampoco vale decirle que no estás ejecutando Windows en ninguno de los 3 ordenadores que ahora mismo no tienen conexión, cada uno con un Sistema Operativo diferente y configuraciones diferentes. Porque te puede soltar un no damos soporte a otros SOs diferentes a Windows y colgarte, aunque la historia no vaya ni remotamente por ahí.

Así que, tras intentar convencerle durante un par de minutos que no tiene que ver con la configuración del PC, abro Parallels e inicio un Windows virtual en modo seguro. Al final lo que quería es hacer otra vez el ping al las dos ip de antes pero desde un entorno seguro. Evidentemente no responde la ip externa.

Tras un par de eternas preguntas decide que ya es hora de abrirme la jodida incidencia y me vuelve al preguntar por el número de contacto. Por fin se acaba la visita al infierno, no sin antes preguntarme una máquina si el teleoperador había resuelto mi problema. Miró al módem, y como el led sigue apagado, es un claro NO.

Nota posterior: Y como se fue, volvió. Y mucho antes de las 48/72 horas con las que me había asustado el simpático teleoperador.

Añadir diccionarios al iPhone o al iPod Touch (Firmware 2.0)

No pienso llenar este blog con trucos o peripecias sobre mi tesoro, pero me ha parecido curioso no encontrarme todavía con ningún tutorial para añadir diccionarios de forma totalmente gratuita y legal, algo bastante útil, así que allá vamos.

Importante, antes de empezar ten claro que no te aseguro que este método sea totalmente seguro, a mí me ha funcionado sin mayores problemas (después de probar un poco), pero por razones extraplanetarias puede que tu iPhone se quede convertido en un bonito ladrillo. No me hago cargo de ningún daño, y aunque puedo aclarar algunas dudas, este sistema tampoco tiene mucho más misterio más allá de lo escrito en esta entrada.

Lo primero, para realizar este método es necesario acceder a los archivos de tu iPhone/iPod Touch (a partir de ahora iPhone), así que como comprenderás solo funciona con los dispositivos jailbrokeados con tu herramienta favorita. No lo voy a explicar en detalle porque ya hay mil guías de cómo hacerlo, así que si no tienes ni idea, pues usa-el-puto-google.

Lo segundo, y por la misma razón que el anterior, necesitamos un método para acceder a esos archivos, así que tienes que instalar OpenSSH desde Cydia. Tampoco voy a explicarlo porque es extremadamente sencillo, y lo más seguro es que ya lo hayas hecho. Para configurarlo, o bien sigue la guía que trae el propio Cydia o bien usa-el-puto-google.

WeDict en la AppStore

Ahora que tenemos ya todo listo, hay que instalar el programita que nos servirá de lector de diccionarios, y aquí viene lo bueno: está en la AppStore y es gratuito. Quizás algunos ya lo conocías de antes, se llama weDict. Como siempre, lo instalamos y a los pocos segundos ya podemos abrirlo.

WeDict en mitad de una búsqueda

Si comprobáis las opciones, os habréis dado cuenta de que solo hay un diccionario en inglés y un traductor inglés-chino, y no parece haber forma de instalar más diccionarios desde esa interfaz. No la hay.

Ahora vamos a escoger el diccionario que queremos añadir, que debe estar en formato StarDict. Lo más sencillo es ir a la página de StarDict y descargarse gratuitamente uno de sus cientos de diccionarios. En este ejemplo vamos al listado de freedict y nos bajamos el diccionario English-Spanish.

El archivo se debe descomprimir, obteniendo tres archivos: un ifo, un idx y un dict.dz. El primero ignóralo o bórralo, no nos va a hacer falta. El segundo guárdalo. El tercero lo tienes que cambiar de extensión a dict.gz, y descomprimirlo otra vez para obtener un dict. Al final lo que nos interesa es el dict y el idx, así que olvídate de lo demás. Por cierto, si quieres que tu diccionario tenga un nombre algo más bonito, ahora es el momento: cambia el nombre de los archivos por el que quieras (los espacios están bienvenidos), con cuidado de que los dos archivos tengan el mismo nombre (evidentemente distinta extensión).

Ahora nos queda localizar la carpeta donde tenemos que guardar los diccionarios, probablemente lo más difícil y delicado, y tampoco lo es mucho. Explicándolo por encima, vamos a guardarlos en la carpeta donde se guarda la aplicación, pero con un ligero problema, que no sabemos su ubicación.

Para encontrar la carpeta, nos conectamos por SSH o por SFTP (lo que os guste más) a nuestro iPhone, y nos dirigimos hacia <strong>/User/Applications</strong>. Nos encontraremos con varias carpetas del estilo 13F55DD6-4CCD-4F9A-848D-C460F002B47B«, cada una guarda una aplicación descargada desde iTunes. No es complicado encontrar la carpeta de weDict, por muchas que tengáis: es la última creada, dado que es la última aplicación instalada.

Lo más sencillo es que nuestra aplicación FTP nos deje organizar por fecha de creación, pudiendo elegir la dichosa carpeta. Si estás conectado por consola/SSH lo mejor será que ejecutes el comando ls /User/Applications/* | grep Dict -B 5 que es relativamente rápido y más universal. NOTA: No sé si grep viene instalado de fábrica o lo instalé mediante Cydia, así que ya sabes.

Por último solo nos queda añadir los archivos idx y dict de nuestro diccionario a la carpeta /User/Applications/MORCILLA/WeDict.app/ donde MORCILLA es la carpeta que hemos adivinado en el paso anterior.

Si todo sale bien podrás seleccionar tu diccionario instalado desde las opciones de WeDict, sin ni siquiera reiniciar tu iPhone. He probado a sincronizar y parece que no pasa nada, pero está claro que lo mejor es guardar copias de estos diccionarios, porque al actualizar weDict o al realizar alguna operación de restauración es casi seguro que se borren estos archivos. Por supuesto puedes repetir este proceso para todos los diccionarios que quieras, es siempre lo mismo, y al final te quedará algo así:

WeDict con los diccionarios molones

No es tan espectacular como los diccionarios de pago de Ultralingua, pero funcionan bastante bien y tenemos expansiones casi ilimitadas a coste cero.

WeDict es espartano pero efectivo

Actualización: Si por algún motivo tu iPhone dice que no puede abrir esa aplicación después de reiniciar el teléfono, simplemente copia WeDict.app desde /User/Applications/MORCILLA/ hasta /Applications/. De esta manera ninguna actualización puede sobreescribir tu aplicación, así que te recomiendo que vayas a iTunes y borres WeDict después de hacer esto. Así WeDict aparecerá como cualquier otra aplicación nativa de tu iPhone (Notas, Calendario, Fotos, etc…) o como una aplicación de Cydia, imposible de borrar desde iTunes.