Volver a empezar

De niño, una de las profesiones más bonitas con las que soñaba era ser escritor. Pero tenía un problema: no sabía cómo empezar. Esa barrera era demasiado fuerte para mí. Aún hoy me pasa con ciertos trabajos, si trabajo de cero me cuesta horrores avanzar, pero si reanudo el trabajo desde lo hecho por otros, consigo resultados increíbles, por penoso que sea el inicio.

Hoy comienzo otra vez un blog personal, con la esperanza de que sea definitivo y con la certeza que se acabará algún día. Quizás hoy mismo, mañana, la semana que viene o dentro de 1 año, pero que dejaré de escribir algún día en este blog es un hecho. Como véis, no sé empezar, todavía no ha terminado el segundo párrafo y ya estoy planteando terminar esta aventura.

Ahora, después de los años, me he dado cuenta de que mi verdadero problema es que no sé cuando acabar las cosas, a no ser que tenga un plazo fijo y determinado. Mientras las estoy haciendo doy el 100% de mí, pero cuando toca rematar la faena no hago otra cosa que alargarla lenta y agónicamente. Yo lo atribuyo a que soy demasiado perfeccionista (¿quién es el imbécil que hizo de esta frase un tópico?), y que no puedo dar por terminado algo de lo que no esté orgulloso, hasta el más mínimo detalle.

Hace exactamente un mes que tenía planeado reabrir mi antiguo blog personal de una vez por todas, pero esto no será La Papelera, sino un blog mucho más personal. Probablemente me abra más que cualquier otra vez, pero eso es lo que me pide el cuerpo. Cuando empecé en esto de los blogs (época A.Y. - Antes de Youtube) me moví bastante, pero cada vez me estoy volviendo más huraño socialmente: las redes sociales me parecen una chorrada y Twitter es minimalísticamente inútil.

¿Sobre qué hablaré? ¿Cómo va a estar orientado este blog? Lo primero que pensé al comprar el dominio es que debería ser mi Currículum 2.0, un lugar amable donde simplemente mostrar quién soy. Que mis futuros jefes busquen mi nombre en Google y vean chorradas escritas por mí no creo que sea plato de buen gusto para nadie, ¿no?

Pero en los últimos meses he dejado de pensar en todo eso y, probablemente movido por las pequeñas dosis de pesismismo que me invaden los días impares, al final he decidido escribir sobre lo que pienso día a día, lo que me ocupa la cabeza, lo que me interesa, sin hipocresía ninguna. En dos palabras: para mí. Sin buscar visitas, actualizar estadísticas o recontar comentarios, sin esperar lectores ni escribir para que otros se sientan bien. Solo me refiero a ti o a vosotros como Tony Soprano hablaría con su psiquiatra, más una licencia literaria que el ansia de crear una conversación ficticia.

De hecho, este blog será tan sumamente irregular que me plantearía no generar los feeds o cerrar los comentarios si no se necesitaran acciones manuales de mi parte. Eso es, este blog será el súmum de la vaguería y estandarte del esfuerzo mínimo. No usaré categorías o tags por la misma razón, y seguramente se mezclarán posts de tecnología con personales, políticos, deportivos o cualquier otra mierda sobre la que tenga ganas escribir. Ridículamente cortos o aburridamente largos, con millones de enlaces o con ninguno, sin imágenes o sin palabras. Con un diseño estándar aunque pueda crearme uno propio a mi medida, con un blogroll por defecto aunque pueda llenarlo con decenas de enlaces geniales.

En definitiva, solo quiero un trozo de papel en el que hablar sobre lo que no me quiero guardar, y como hace años que no uso un boli más allá de firmar en una tienda y/o restaurante y rellenar exámenes, tendré que conformarme con aporrear este teclado. En realidad todos estos párrafos conforman una señal tipo “Cuidado con el perro” pero en digital, así que os aviso antes, alto y claro:

Este blog no está recomendado por su autor.

1 comentario por ahora ↓

#1 balmasedano el día 02.12.08 a las 10:11 pm

¡Hombre, Víctor!

Hacía tiempo que me estaba preguntando qué había sucedido con La Papelera, pero veo que has vuelto.

Te llevaba siguiendo desde hace algún tiempo ahí y luego en Genbeta, así que tocará pasarse de vez en cuando por aquí.

¡Un saludo! A ver si yo reabro mi blog personal también un día de estos ;-)

Deja tu comentario

Si tienes una cuenta OpenID, también lo puedes usar, así no tienes que rellenar los campos de arriba: